Aparcar en el centro de Sevilla I

Existen muchísimos motivos para visitar Sevilla, y nosotros vamos a aportar nuestro granito de arena para motivaros a hacerlo, pues merece la pena conocerla, y es sin lugar a dudas uno de esos sitios que, cuanto más lo conoces, más te apetece volver a visitar.

Todos estamos de acuerdo en que no es lo mismo viajar por trabajo que por placer, aunque en ambos casos, estar bien informado puede marcar la diferencia a la hora de aprovechar el tiempo recorriendo las calles, plazas y rincones de esta bonita ciudad.

Sevilla presenta el casco antiguo más extenso de España, y uno de los tres más grandes de Europa, por lo que a la hora de visitar esta maravillosa ciudad y su casco histórico, elegir un Parking en Sevilla puede que sea una de las decisiones a tener en cuenta. En nuestro caso, como algunos ya sabrán, nosotros ofrecemos un servicio de reserva de plazas de aparcamiento en Sevilla,  en los mejores lugares de la ciudad, con unos precios más económicos que el propio parking que escojáis, por lo que siempre merece la pena hacerlo a través de nuestra web o app.

El patrimonio histórico y monumental, la convierten en una de las ciudades más visitada de España, destacando entre todos los 3 declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987: La catedral (que incluye la Giralda), el Alcázar y el Archivo de Indias.

Independientemente de que viajes por trabajo, por turismo cultural o gastronómico, sí tu destino se encuentra en el centro histórico, la mejor opción es aparcar en el Parking Mercado del Arenal , y ahora os explicamos por qué:

Su acceso en coche es muy fácil, ya que se encuentra al lado del Paseo de Cristóbal Colón, junto a la rivera del Río Guadalquivir y a la altura del Mercado Lonja del Barranco, un luminoso edificio donde degustar platos como arroces, quesos y sushi, con actividades culturales.

Si ya nos hemos ubicado perfecto, pero para los que no conozcan tanto la gastronomía de la ciudad, puede que os sirva de referencia que este parking del centro de Sevilla está justo al lado de la famosa Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Si además vas a estar sólo un día, te recomendamos dedicar la mañana a visitar la catedral gótica de mayor planta del mundo, y luego el palacio real habitable más antiguo de Europa, el Real Alcázar.

Visitar el centro histórico

La Catedral de Santa María es la catedral gótica cristiana con mayor superficie del mundo y visitarla, sin duda, una de las cosas más bonitas que se pueden hacer en Sevilla. No olvidéis subir las 35 rampas de la Giralda, un bellísimo alminar de más de 100 metros de altura, que le confiere un toque especial al monumento, recordando a la anterior mezquita almohade que ocupaba el actual solar. Existe la posibilidad de visitar también las cubiertas de la Catedral, y otra alternativa para disfrutar de la belleza de este monumento es tomarte una copa en La Terraza del Hotel EME. Desde allí tendrás una panorámica fantástica de muchos de los edificios y monumentos que hay que ver en Sevilla.

Recomendamos obtener la entrada combinada para Catedral + Giralda + Iglesia del Salvador. Además, si queréis evitar las colas de La Catedral, también podéis comprar esta entrada combinada en la propia Iglesia Colegial del Divino Salvador, en pleno centro, en la Plaza de El Salvador, punto de reunión típico para tomar una cerveza.

El Real Alcázar es un palacio precioso rodeado de una muralla, que se edificó en la Edad Media, aunque se puede apreciar que tiene gran influencia del arte islámico, con algunas zonas muy parecidas a la Alhambra de Granada.

En Sevilla hay pocas cosas tan bonitas como este lugar, y entre sus curiosidades destacamos que la familia real española se aloja allí en sus visitas a la ciudad, y que Juego de Tronos lo incluyó en su serie. Nuestra recomendación es perderse por sus jardines.

Por último, pero no por ello menos importante, el Archivo de Indias, un edificio renacentista que exhibe documentos sobre el Imperio español y exposiciones temporales relacionadas.

En este momento, podemos optar por visitar la Judería de Sevilla que comprende los barrios de Santa Cruz y San Bartolomé, para perdernos por sus calles y disfrutar de la gastronomía o el flamenco. Otra opción es fotografías o incluso visitar La Torre del Oro, uno de los emblemas de la ciudad, ubicada en las orillas del Guadalquivir, en la misma avenida que lleva al aparcamiento en el centro de Sevilla que os recomendamos, al principio del texto.

Se construyó durante el período almohade para defender la ciudad y vigilar el puerto, aunque también llegó a utilizarse como oficinas y como prisión. Existen diferentes teorías sobre su nombre: algunos dicen que es debido a la cubierta de azulejos que tenía que brillaban con la luz del sol, o también podría deberse al hecho de que el rey Pedro I guardó en la torre tesoros de oro y plata.

El Parking del Arenal ofrece un precio de 1,84 €/hora, por lo que una estancia de 8 horas sale aprox. 14,73 €. Os recomendamos reservar una plaza y aparcar en el centro de Sevilla a través de ParkingLibre, obteniendo por 13,50 € hasta 24 horas (el triple de tiempo y por menos dinero) en el Parking del Arenal. Visita la ciudad tranquilamente sin preocuparte del tiempo…

Aparcar en el centro de Sevilla I - ParkingLibre reserva parking en el centro de Sevilla al mejor precio